Cuidados e Higiene para tener unos Pies Perfectos

publicado en: Blog | 0

Tener unos pies perfectos no es solamente un concepto estético.

 

En nuestro trabajo diario se nos hace palpable la falta de diferenciación por parte del paciente, entre una necesidad estética y una carencia de salud.

El paciente acude para eliminar un simple callo, sin saber que siempre es síntoma de un conflicto en ese pie. Necesitará una solución para que desaparezca definitivamente. Si no es así con el tiempo puede desarrollar una deformidad que necesite tratamientos más complicados.

Si cuidamos correctamente de nuestros pies evitaremos desarrollar lesiones el futuro que puedan mermar nuestra calidad de vida.

 

Lavado

Se recomienda lavar los pies cada día con agua fría o tibia, y usando un jabón o gel de ph ácido (menor de 5) que respete el de nuestra piel. La duración del lavado no será mayor de 10 minutos, para evitar la maceración de la piel.

No se ha demostrado que la sal, bicarbonato, vinagre u otros productos tengan efectos terapéuticos en los pies.

 

 

Secado

Conviene secar minuciosamente los pies insistiendo sobre todo en los espacios interdigitales (entre los dedos). El secado se hará siempre por contacto y no por fricción para no lesionar la piel. Secar correctamente es muy importante ya que la humedad favorece la infección por hongos, papilomas, bacterias, etc…

 

Hidratación

Tras el lavado y el secado debe utilizarse una crema o loción hidratante en el dorso y la planta de los pies. Así evitamos que la piel se reseque, y se produzcan escamas, grietas u otras lesiones dérmicas.

 

Hidratar Pies

 

Corte de uñas

Las uñas de los pies se deben cortar rectas y no curvas como las de las manos. Debe realizarse de manera que la lámina ungueal sobresalga 1-2 milímetros por delante del pulpejo del dedo para que la uña cumpla su función de protección del mismo.

 

Evitar autotratarse

No utilizar hojas de afeitar, cuchillas, ni objeto cortante, o tijeras de punta fina. Así mismo no debemos usar callicidas ni ningún otro producto astringente o abrasivo, para el tratamiento de dermopatías.

Esto es así por varias razones:

  • Es muy difícil hacérselo uno mismo. Al adoptar posturas muy forzadas es fácil autolesionarse.
  • El material no es el apropiado.
  • La persona que lo hace no tiene por qué saber si aquella lesión es un callo, un papiloma o cualquier otra patología, o si el tratamiento es el correcto.
  • Una herida en los pies por muy pequeña que sea se puede infectar y complicarse, sobre todo si se trata de una persona diabética o con patología vascular.

 

Prendas de vestir

Evite las prendas demasiado ajustadas a los pies y piernas como calcetines, fajas, ligueros, medias… Estas ejercen un efecto de torniquete que impide la normal circulación de la sangre.

Las prendas deben ser de fibras naturales como son las medias de seda, o los “pinquis” y calcetines de algodón, hilo, o lana.

Si tiene exceso de sudoración conviene cambiarse de medias o calcetines, dos o más veces al día.

Elegir el calzado correctamente es primordial para que nuestros pies no desarrollen durezas ni deformidades.

 

Podólogo

 

Acuda periódicamente a su podólogo

Se recomienda a toda persona que tenga una lesión en los pies o crea que puede tenerla, que acuda al podólogo, sobre todo si tiene un pie de riesgo.

El podólogo es el único profesional que se dedica exclusivamente al diagnóstico, tratamiento, y prevención de las afecciones y deformidades del pie, y por lo tanto es el más capacitado para ello.

 

Conviene efectuar una revisión anual de nuestros pies aunque no se tenga ninguna afección puntual. Así evitamos que las patologías actualmente indoloras se desarrollen y puedan tener nefastas repercusiones tanto para la marcha como para la estática.

Esto ocurre especialmente con los problemas de mal apoyo plantar, es decir los pies cavos, planos, valgos, etc.

 

Si quieres más información sobre cuidados del pie y nuestros tratamientos, puedes visitar el resto de nuestro blog.

 

Te recordamos que puedes seguirnos a través de nuestra página de Facebook, o llamar a la consulta: 944 05 21 51.

 

Durezas: Todo lo que necesitas saber

publicado en: Blog | 0

Te lo contamos todo sobre las durezas de los pies.

 

¿Qué son concretamente las durezas de los pies?

Las durezas o hiperqueratosis son lesiones dérmicas caracterizadas por un engrosamiento de la propia piel.

 

¿Por qué aparecen las durezas?

El origen de las durezas podría explicarse como un aumento de la defensa de la piel. Una de las funciones que tiene la piel es defender los órganos internos de agresiones externas, tanto mecánicas como químicas. Cuando hay una agresión se produce una respuesta en el cuerpo.

En este caso estamos hablando de un exceso de presión continuada. Ese estímulo provoca una respuesta en el cuerpo, que para aumentar la defensa crea más piel o más queratina. El exceso de presión puede deberse al mal reparto del peso del cuerpo, es decir, una incorrecta forma de pisar. Otra causa común, en este caso un agente externo, es el uso d calzado poco adecuado.

 

¿Cuántos tipos de durezas existen?

No existen diferentes tipos de hiperqueratosis, pero lo que sí podremos diferenciar es si son más superficiales o menos, y el tamaño de su extensión dependiendo de cual haya sido el factor causante del engrosamiento.

 

¿En qué parte del pie son mas frecuentes? ¿Qué tipo de personas las padecen más?

Cualquier parte del pie que tenga una presión es susceptible de tener hiperqueratosis. Las que se hayan en la planta suelen ser más extensas pero más superficiales, y las que salen encima de los dedos suelen ser más profundas pero pero menos extensas.

Por lo tanto cualquier persona puede tener durezas, aunque es muy frecuente encontrarlas en la zona metatarsal (almohadilla delantera del pie) por el uso de tacones, y en la parte de arriba de los dedos pequeños por el uso de un calzado más estrecho de lo debido.

 

Hiperqueratosis Metatarsal
Hiperqueratosis Metatarsal

 

¿Al margen de lo estético, qué problemas o molestias acarrean?

Al inicio del verano el aumento de consultas es claro. La gente quiere eliminar las durezas para lucir unos pies bonitos; lo llamamos “Operación Sandalias”. Sin embargo al margen de lo antiestética que pueda ser la hiperqueratosis, tiene un claro componente de salud, ya que las durezas en sí ya son un problema. Al fin y al cabo el cuerpo nos da señales de que se está defendiendo de algo, de que algo no va bien.

 

¿Se pueden prevenir?

Para prevenir las durezas lo único que necesitamos saber es qué nos las está provocando, y evitarlo. Sin embargo, en la práctica no es tan fácil. Si por ejemplo la causa de la dureza es un zapato, es mucho más sencillo de evitar si se quiere. Si en cambio la hiperpresión es por una deformidad del pie, la solución se complica.

También nos encontramos con situaciones en las que por una forma de pisar determinada, hay zonas que reciben más presión. En estos casos no existe una solución definitiva, pero sí que podemos retrasar la aparición.

 

Hiperqueratosis Dorsal en 5º Dedo
Hiperqueratosis Dorsal en 5º Dedo

 

¿Pueden tratarse desde casa?

La hiperqueratosis puede tratarse, aunque sólo sea de manera transitoria, ya que como hemos mencionado antes si persiste el agente que lo provoca, seguirán saliendo. Por eso es necesario acudir a un especialista, que además de eliminar las durezas más en profundidad de que forma casera, nos ayudará a saber la razón por la que aparecen, y si así lo queremos podremos buscar soluciones.

 

¿Si no me molestan, debo quitármelas?

La pregunta correcta que nos deberíamos hacer es: “¿Por qué me salen las durezas?”. Sin embargo es la pregunta que la mayoría no nos hacemos. En el momento que averiguamos el motivo, podremos elegir el tratamiento que más nos convenga. Para ciertas personas es difícil cambiar de calzado por su situación laboral o personal. Otras no quieren llegar a la cirugía para corregir una deformidad del pie. Por eso, aunque la opinión del especialista debería tenerse en cuenta, es decisión de cada uno si tratarla o no, o como hacerlo.

 

Durezas en cabeza del primer metatarsiano antes y despues
Hiperqueratosis en cabeza del primer metatarsiano antes y después

 

Te recordamos que puedes seguirnos a través de nuestra página de Facebook, o llamar a la consulta: 944 05 21 51.