Cuidados e Higiene para tener unos Pies Perfectos

Cuidados e Higiene para tener unos Pies Perfectos

publicado en: Blog | 0

Tener unos pies perfectos no es solamente un concepto estético.

 

En nuestro trabajo diario se nos hace palpable la falta de diferenciación por parte del paciente, entre una necesidad estética y una carencia de salud.

El paciente acude para eliminar un simple callo, sin saber que siempre es síntoma de un conflicto en ese pie. Necesitará una solución para que desaparezca definitivamente. Si no es así con el tiempo puede desarrollar una deformidad que necesite tratamientos más complicados.

Si cuidamos correctamente de nuestros pies evitaremos desarrollar lesiones el futuro que puedan mermar nuestra calidad de vida.

 

Lavado

Se recomienda lavar los pies cada día con agua fría o tibia, y usando un jabón o gel de ph ácido (menor de 5) que respete el de nuestra piel. La duración del lavado no será mayor de 10 minutos, para evitar la maceración de la piel.

No se ha demostrado que la sal, bicarbonato, vinagre u otros productos tengan efectos terapéuticos en los pies.

 

 

Secado

Conviene secar minuciosamente los pies insistiendo sobre todo en los espacios interdigitales (entre los dedos). El secado se hará siempre por contacto y no por fricción para no lesionar la piel. Secar correctamente es muy importante ya que la humedad favorece la infección por hongos, papilomas, bacterias, etc…

 

Hidratación

Tras el lavado y el secado debe utilizarse una crema o loción hidratante en el dorso y la planta de los pies. Así evitamos que la piel se reseque, y se produzcan escamas, grietas u otras lesiones dérmicas.

 

Hidratar Pies

 

Corte de uñas

Las uñas de los pies se deben cortar rectas y no curvas como las de las manos. Debe realizarse de manera que la lámina ungueal sobresalga 1-2 milímetros por delante del pulpejo del dedo para que la uña cumpla su función de protección del mismo.

 

Evitar autotratarse

No utilizar hojas de afeitar, cuchillas, ni objeto cortante, o tijeras de punta fina. Así mismo no debemos usar callicidas ni ningún otro producto astringente o abrasivo, para el tratamiento de dermopatías.

Esto es así por varias razones:

  • Es muy difícil hacérselo uno mismo. Al adoptar posturas muy forzadas es fácil autolesionarse.
  • El material no es el apropiado.
  • La persona que lo hace no tiene por qué saber si aquella lesión es un callo, un papiloma o cualquier otra patología, o si el tratamiento es el correcto.
  • Una herida en los pies por muy pequeña que sea se puede infectar y complicarse, sobre todo si se trata de una persona diabética o con patología vascular.

 

Prendas de vestir

Evite las prendas demasiado ajustadas a los pies y piernas como calcetines, fajas, ligueros, medias… Estas ejercen un efecto de torniquete que impide la normal circulación de la sangre.

Las prendas deben ser de fibras naturales como son las medias de seda, o los “pinquis” y calcetines de algodón, hilo, o lana.

Si tiene exceso de sudoración conviene cambiarse de medias o calcetines, dos o más veces al día.

Elegir el calzado correctamente es primordial para que nuestros pies no desarrollen durezas ni deformidades.

 

Podólogo

 

Acuda periódicamente a su podólogo

Se recomienda a toda persona que tenga una lesión en los pies o crea que puede tenerla, que acuda al podólogo, sobre todo si tiene un pie de riesgo.

El podólogo es el único profesional que se dedica exclusivamente al diagnóstico, tratamiento, y prevención de las afecciones y deformidades del pie, y por lo tanto es el más capacitado para ello.

 

Conviene efectuar una revisión anual de nuestros pies aunque no se tenga ninguna afección puntual. Así evitamos que las patologías actualmente indoloras se desarrollen y puedan tener nefastas repercusiones tanto para la marcha como para la estática.

Esto ocurre especialmente con los problemas de mal apoyo plantar, es decir los pies cavos, planos, valgos, etc.

 

Si quieres más información sobre cuidados del pie y nuestros tratamientos, puedes visitar el resto de nuestro blog.

 

Te recordamos que puedes seguirnos a través de nuestra página de Facebook, o llamar a la consulta: 944 05 21 51.